Usar y tirar

Escucho una melodía lejana,

hace ya tanto tiempo olvidada,

que ahora trae a mí un recuerdo.

El de aquel momento compartido,

el único en el que ella y yo,

ambos entonces despechados,

sin pensarlo demasiado

por unos intensos instantes

fuimos sólo uno.

Su nombre no puedo decírtelo,

no porque lo haya olvidado,

sino porque nunca lo he conocido,

como probablemente tampoco ella el mío.

Entonces fuimos el uno para el otro

un consuelo pasajero.

Nada más que objetos de usar y tirar,

porque en aquel momento

ninguno de los dos necesitaba algo más.

Ahora la melodía acaba

y el recuerdo nuevamente se escapa,

porque la verdad es que hoy por hoy

ya no hace ninguna falta.

(T.B.)

Embrujo

Esa mirada.

Caótica, hechicera.

¿Por qué yo?

¿Por qué precisamente a mí me atrapó?

De su embrujo quiero escapar, pero aunque lo intento y a pesar de ser mi mayor deseo, como si fuese en vano intentarlo, no puedo hacerlo.

No es más hermosa que las demás, de hecho es en cierta medida vulgar, pero algo tendrá para que desde aquella primera y única ocasión en la que la vi, de mi mente no la pueda borrar.

Recuerdo el momento, pero no el lugar en el que con la mía se cruzó y sin compasión atrapó a alguien que hasta entonces siempre se había sentido libre, el cual es ahora para siempre esclavo  de una mirada que tal vez ni siquiera existe y con la que a lo mejor sólo en un sueño maldito se cruzó perturbando para siempre la razón de este hombre al menos aparentemente cuerdo.

Sea como sea vete, apártate mirada perversa, antes de que pierda toda la razón, antes de que muera víctima de este pernicioso hechizo que día tras día con dañina inquina me aniquila.

(C. R.)

Sólo late

Casilla de salida. ¿Dónde la puedo encontrar? Tomé el camino equivocado y por aquí no puedo continuar. Sobre mis pies he girado y trato de desandar lo andado. ¿Seré capaz de volver sobre mis pasos?

Habiendo emprendido ayer la marcha, ¿es posible volver a empezar?

Los comienzos son duros, pero sin rectificar mi rumbo, sé que a ningún lugar voy a llegar.

¿Qué más da si me canso?

Al menos yendo por otro lado, será posible alcanzar un destino, algo diferente a una pared imposible de atravesar.

(V.G.)

Besos

-Ese beso era mío. ¿Por qué me lo has robado?

-Si quieres que te lo devuelva, ven aquí a buscarlo.

Se acercó a su lado y se lo llevó por otros dos acompañado.

-¡Eh! ¿Qué es lo que haces?

-El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón-apuntó sustrayendo ahora el tercero.

-No te vayas, espera, ¡que también yo he de redimir mi falta!

Y de este modo siguió el juego, alimentando beso a beso el deseo.

(C. R.)

Adaptarse y seguir

(Imagen de Alexa en Pixabay )

Días extraños.

¿Por que todo está cambiado?

Ahora es diferente,

al menos eso dice la gente,

que ayer ya se fue

y algo nuevo es lo que ves.

Tal vez mejor, quizás peor

pero sea como sea,

te guste o no

es así como quedó.

Puedes alejarte,

intentar apartarte,

pero si quieres seguir

así has de aprender a vivir.

Antes de ti otros muchos lo hicieron

obviando el comparar con lo que ya no está.

Adaptarse y seguir:

el único modo de sobrevivir

e intentar ser feliz.

(P. L.)

Adaptarse y seguirCC by-nc-nd 4.0 Memorias en el aire

Adorable tentación

Imagen de stokpic en Pixabay 

Extraños momentos que no pueden ser ciertos. Pasado y presente mezclados en un instante que ya existió antes. ¿De verdad quiero que renazcan o que de una vez para siempre se vayan?

Sí, tú siempre fuiste mi pecado, esa tentación que perpetuamente me venció. Sabes que tus encantos todavía me desarman, que para ti esta batalla está ganada.

¿Qué sentido tiene apartarme asegurando que no deseo que todo vuelva a empezar, cuando de seguir así tarde o temprano este ardiente anhelo me va a matar ?

(C. R.)

Adorable tentaciónCC by-nc-nd 4.0 Memorias en el aire

La solución

Photo by Dmitriy Ganin on Pexels.com

Descubrimiento certero:

ahí se encuentra el secreto.

Es por eso que pasaba

aquello que tanto le incomodaba.

Malos momentos que creía inevitables

¿por qué no se dio cuenta antes?

Se hubiese ahorrado desvelos,

malos ratos e intensos desconsuelos.

Ahora sabe como evitar

lo que con todo iba a acabar.

Así sí que puede seguir

y otra vez volver a vivir.

(P. L.)

La solución(c) Memorias en el aire

Pasos en falso

Photo by Francesco Ungaro on Pexels.com

Sonrisas de mentira,

falsedad envenenada.

Jurar que sí aunque nada vi,

defender lo que en realidad no sé.

No te creas  esas medias verdades,

no permitas que te engañen,

ya sabes que es nuestra especialidad

disfrazar la realidad.

Con razón o sin motivo,

digo Diego y callo luego,

para afirmar al final  que nada era real,

que ni soy ni estoy

porque todo es una ilusión.

(T.B.)

Pasos en falso(c) Memorias en el aire